lunes, 3 de diciembre de 2012

Can Tuyus s03e07: Obsesiones espaciales


El vos los delata, se llaman Fricción, es una banda argentina de los ochenta, su cantante Richard Coleman llegó a tocar en los míticos Soda Stereo y tuvo varios proyectos más, uno muy interesante, muy rollo dark argentino, se llamaba los Siete Delfines. A veces todo se junta, en quince días, vuelve a aparecer Bowie en mi vida... el otro día me estaba mandando correos electrónicos con Juan Aguirre, el guitarra de Amaral, que acaban de publicar una serie de versiones, entre ellas el Heroes de Bowie según la versión de Paralisis Permanente y yo le comentaba que existía una versión de esta banda argentina... si te digo que las versiones de Heroes me gustan más que la original, será de tanto escucharla... me gusta hasta la versión que hay en alemán cantada por el propio Bowie, Helden, muy en la onda de la Berlín más fría...otra ciudad fetiche, por cierto. Bien, además el sábado pasado presentamos un libro, un libro que habla sobre las obsesiones, que busca rendir tributo a los universos ya creados, a los creadores que uno admira y uno de los autores que participa es Igor Paskual, guitarra de Loquillo, líder de los desaparecidos Babylon Chat, que ambienta su relato en una relación apócrifa que mantuvo con Bowie y durante la presentación del libro nos improvisó una especie de monólogo con temas como Starman mezclado con Over the Raimbow o Lady Stardus con My Way...fue muy chulo. Eso me recordó que un de mis obsesiones también fue David Bowie...desde la época espacial hasta la de berlín...





Me obsesionó David Bowie, mucho... a veces uno escucha a los grandes, a Lou Reed con sus intelectualidad de mercadillo, a Dylan con su nasalidad estridente y un evidentes síntomas de demencia senil...a Jagger contando con cuántas mujeres se ha acostado o a Neil Young empeñado en demostrarnos una capacidad viril a través de los desmadres eléctricos...pero Bowie...Bowie siempre ha sido distinto...Bowie en sus canciones te hacía sentir como parte de su banda...escuchabas sus canciones en un bar y parecía que las chicas te miraban con mayor atención, porque sabían que estabas de su parte...no me canso de escuchar los discos de Bowie, hasta le perdono el pelo cardado de rey de los Goblins en Laberinto.



Mi segunda obsesión de la noche y quería llegar hasta aquí para proponerte algo, es Philip K. Dick... autor de ciencia ficción, han adaptado varios relatos suyos al cine, por ejemplo Desafío Total o Minority Report...Dick fue un beatnik tardío en la California de los sesenta, demasiado acelerado por las anfetaminas como para preocuparse de la marihuana....llegué a él por un biografía que me regaló Sergio Algora, Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos escrita por Emmanuel Carrere, al que te recomiendo encarecidamente, no solamente por esta biografía, también por alguna de sus novelas, el Adversario es un libro maravilloso dentro de lo trágico. Bueno, Philip k. Dick, podría haber sido WilliamBorroughts, podría haber escrito canciones para Jim Morrisson o haber competido con Charles Manson a ver quién conseguía más adeptos en su comuna, pero también fue capaz de escribir historias maravillosas, evocadoras...historias que eran una metáfora andante de la vida, a través de la imaginación y de la cibernética. Me gustaría proponerte ser parte del proyecto Cubit (en realidad es un guiño a Ubit)...estoy escribiendo, hace mucho que no lo hacía, estoy escribiendo. Llevaba demasiado tiempo sin escribir. Demasiados días alejado del teclado, uno no sabe si es la felicidad o el aburrimiento...o la distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada