domingo, 14 de abril de 2013

Can Tuyus s03e16: Caminos poco transitados


Te he grabado este tema, son Ornamento y Delito revisitando el tema Las masas de Abraham Boba. Me mandó el otro día David López el jefe de Limbostarr el documental Score, diez años del sello...y venía con un código de descarga para bajarse un jugoso cd extra con versiones de artistas del sello, haciendo versiones de otros artistas del sello...la verdad que el primer disco de Ornamento y Delito me gustó mucho y por supuesto los tres discos de Boba con Limbostarr me parecen increíbles... Limbostarr, uno de mis sellos favoritos, sobre todo porque David López tiene ese punto de visionario que me gusta.

Hoy miqui, quería hablar de dos personajes que se han marchado en unos pocos días, no te me asustes, porque no me refiero ni a la Tatcher ni José Luis Sampedro...podría hablar de Sara Montiel y de las canciones que le escribían Sabina y Gurruchaga...y de que, por una lógica transitiva, si tú has cantado con Alaska y Alaska ha cantado con Sara Montiel, estás muy pocos grados de separación de la Gran Diva...no, hoy quiero llamarte para hablarte de dos tipos, de dos mitos, en ámbitos muy distintos, pero que de alguna manera fueron rebeldes, iconoclastas y rompedores en su vidas: Miguel Poblet y Jess Franco.

Creo que estuviste hablando de Poblet hace unos días: un auténtico revolucionario. Un valiente. En la España de la posguerra, en sus carreteras herrumbrosas y llenas de baches, decidió escapar de sus carreteras de provincias y marcharse a Italia...en los años 50 ganó dos veces la jodida Milán-San Remo...una carrera a la que llaman Monumento no por cualquier cosa... y llegó a ganar etapas en el Giro, en el Tour y en la Vuelta en la misma temporada. Además, cuando se retiró, hizo todo lo posible por mejorar el nivel del ciclismo en España y sobre todo en Cataluña: fue uno de los responsables de que la Volta a Cataluña renaciera a finales de los sesenta y comienzos de los setenta, por ejemplo hizo que Jacques Anquetil, el primer hombre que ganó cinco tours de Francia, una historia mítica en sí mismo (fumador, bohemio...supersticioso), viniera y la corriera. En la España cateta, obsesionada por la Vuelta, por el Tour, Poblet, elegante, visionario, se lanzó a ganar en la esencia del ciclismo: las clásicas, Bélgica, los infiernos del mes de Marzo... un tipo de esos que emociona solamente nombrarlo. Poblet, ciclista de corte clásico y elegante en su correr fue el primer español que ganó la Milán-San Remo, uno de los cinco “Monumentos” del ciclismo. Poblet, sin más estímulo que la luz de Fausto Coppi y antes del advenimiento de Merckx, recorrió las carreteras recién remachadas de una Europa que se recuperaba poco a poco y llegó a ganar etapas en las tres grandes vueltas en un mismo año. Poblet buscó la gloria en la rabia del repecho y del último suspiro.


El segundo transgresor, el segundo que se nos ha marchado estos días es el Tío Jess: Jess Franco. Jess Franco, como Poblet antes, encontró su lugar en el panteón en una zona poco transitada por los españoles: el cine de terror. Terror y cine para adultos, no nos engañemos. Pero Jess Franco, “El tío Jess”, fue uno de los referentes más importantes de lo que se llamó el “fantaterror español”; bajos presupuestos, imaginería gótica, algún desnudo femenino-exigencias del guión-, y ambientaciones con ínfulas internacionales. Para paladares exquisitos, los mismos que entienden el misterio de lo popular en las películas de de Darío Argento o nuestro siempre añorado Paul Naschy a.k.a Jacinto Molina. Los dos, Poblet y Franco, Miguel y Jess, rompieron moldes, hicieron lo que querían, para lo que estaban mejor preparados. Talentos que se reparten y que se devuelven multiplicados, aunque sea en forma de etapas del Giro y sucedáneos psicóticos de las andanzas del Marqués de Sade. Sigo creyendo en vosotros.



Quiero decir también que en la época más dorada de la música independiente en España, cuando se vendían discos y esto parecía que iba a ser Dysneylandia para siempre, Subterfuge publicó varios vinilos con recopilaciones de las bandas sonoras de algunas de las películas más oscuras del maestro, temas de jazz magnético, bossa sensual y material perfecto para alguna de sus películas para adultos: igual que podía pasar de vampiros a zombies también podía pasar del hardcore al soft, de las películas x a s, sin problemas, con recursos. No nos olvidemos de su musa, Lina Romay...adorable demonio de carnes blancas...



Los dos, Jess Franco y Miguel Poblet dijeron no a lo establecido, no a lo que se hace siempre, a lo aburrido, a lo que está metido entre renglones rectos, muy muy rectos-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada